Los Bereanos ejemplo a seguir en la Guerra Espiritual

Bereanos Hechos 17:11 Escudriñar las Escrituras

Para convertirnos en verdaderos guerreros espirituales, debemos aprender a escudriñar las Escrituras y tomar la espada del Espíritu con valor y con fe, siguiendo el ejemplo de los bereanos.

El arma ofensiva de la Armadura de Dios es la espada del Espíritu Santo, que es la Palabra de Dios (Efesios 6:17).

Por lo tanto nuestra espada para vencer en la Guerra Espiritual es la Biblia.

¿Cómo podría defenderse un guerrero sin su espada? No podría, el buen guerrero siempre está listo para la batalla con su espada a un lado.

De igual manera un guerrero espiritual debe portar siempre su espada, traer consigo su Biblia.


¿Quiénes fueron los Bereanos?

En Berea, una región de Macedonia, al norte de Grecia, el apóstol Pablo encontró judíos que no sólo habían recibido la Palabra, sino que estaban escudriñando las Escrituras para verificar, por ellos mismos, si lo que Pablo enseñaba era verdadero.

Los bereanos fueron judíos estudiosos de la Torá y el Tanakh, libros sagrados que conforman el Antiguo Testamento de los cristianos.

Como judíos fieles, los bereanos estaban investigando las verdades que Pablo enseñaba, comparándolas con el Antiguo Testamento,  Lucas dice acerca de ellos que “eran más nobles que los judíos en Tesalónica, pues recibieron la Palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”. (Hechos 17:11 RV1960).

Después de examinar cuidadosamente las Escrituras, muchos de ellos creyeron en el Mesías y también muchos griegos, entre los que se contaron mujeres distinguidas y no pocos hombres. (Hechos 17:12 RV1960).

La importancia de seguir su ejemplo.

Los bereanos no se dejaron llevar por la retórica del apóstol Pablo, ni por sus emociones o cualquier experiencia que pudieran tener al escuchar la Palabra, por el contrario, antes de aceptar como verdad las palabras de Pablo, examinaron cuidadosamente cada una de sus enseñanzas comparándolas con sus libros sagrados.

No rechazaron a Jesús, pero se aseguraron primero de que el Mesías que anunciaba Pablo, era el verdadero Mesías prometido por el Señor a los Profetas.

Únicamente después de haber examinado cuidadosamente cada enseñanza de Pablo comparándola con el Antiguo Testamento, fue que creyeron en él.

Los bereanos son la prueba de que muchos judíos si aceptaron a Jesús como el Mesías prometido y se convirtieron al cristianismo, no por emocionalismo, ni por señales milagrosas, mucho menos por las palabras de algún evangelizador, sino por su profundo y dedicado estudio de las Escrituras, de esta forma nadie podía manipularlos ni enseñarles un falso Evangelio, ya que ellos conocían la verdad del Antiguo Testamento y gracias el Espíritu Santo comprobaron que Jesús era el Mesías de los judíos.

Que gran alegría debieron haber sentido los judíos y los griegos de Berea, cuando conocieron al Mesías prometido de Israel a través del ministerio de Pablo.

Examinando las Escrituras diariamente.

La mente de los bereanos no se dejó influenciar por aquellos que decían predicar el Evangelio, estudiaban la Palabra de Dios no por curiosidad, ni en busca de una experiencia sobrenatural, sino para aprender lo que se había escrito acerca del Mesías prometido.

Ellos investigaban diariamente las Escrituras del Antiguo Testamento y la doctrina presentada por los apóstoles, comparando escritura con escritura, palabra con palabra para verificar que aquello que escuchaban era verdadero.

No permitieron que sus corazones se impresionaran, más bien protegieron su mente con la luz de la Palabra de Dios.

Escudriñar las Escrituras en tiempos de Apostasía.

En la actualidad cuando las verdades impopulares de la Biblia se presentan, muchos se niegan a escucharlas y a investigar las Escrituras.

Aunque los apóstatas no suelen contradecir abiertamente las enseñanzas bíblicas, manifiestan una gran indisposición a estudiar las evidencias que se les presentan cuando se descubre su engaño.

Los falsos cristianos siguen el ejemplo de los seguidores de la Nueva Era al aplicar el relativismo moral e intelectual, escuchando solo lo que es agradable a sus oídos y desechando aquello que les incomoda.

Algunos tienen el descaro de decir que aunque estas verdades se encuentren en la Biblia, eso fue en aquel tiempo y que hoy en día no aplica para ellos.

Estos falsos cristianos se aferran a las fábulas que el enemigo usa para extraviar sus almas.

Así sus mentes son cegadas por el error y ellos se separan de la Salvación.

Todos ellos ignoran que el desconocimiento de la Palabra de Dios, no exime de su cumplimiento.

Cuando alguien comete un pecado por ignorancia, igual debe responder por el.

Es de vital importancia escudriñar las Escrituras en estos tiempos de Apostasía, para evitar ser engañados por las falsas doctrinas de los demonios.

La Palabra de Dios nos advierte de que este tiempo vendría:

Empero el Espíritu dice expresamente, que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores, y a doctrinas de demonios.” (1 Timoteo 4:1)

Y sobre los apóstatas dice claramente “Que con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada su propia conciencia.” (1 Timoteo 4:2)

Al examinar cuidadosamente las Escrituras descubrimos el engaño y protegemos nuestra mente.

El ejemplo de los bereanos en la Guerra Espiritual.

Por doquier se proclaman verdades extraídas de la Biblia, profetas y apóstoles, pastores y sacerdotes, autores y gurús surgen cada día proclamando un falso evangelio y un falso Cristo.

Multitudes enteras son llevadas hacia la perdición de las almas y la esclavitud del pecado, ¿cómo protegernos en medio de esta Guerra Espiritual por nuestra mente?

  • Examinando las Escrituras diariamente, estudiándolas con sumo cuidado y atención.
  • Examinando cuidadosamente cada enseñanza que recibimos para conocer todos sus detalles, y compararla con la Biblia para descubrir si es de Dios o de Satanás.
  • No aceptando como verdadero algo tan sólo porque lo dice alguna celebridad o líder espiritual, antes bien, comparar con la Palabra de Dios cada uno de los mensajes que dicen.

Al igual que los caballeros de brillante armadura que pulían y afilaban su espada para la batalla, así también nosotros, como guerreros espirituales debemos afilar nuestra mente con la Palabra de Dios, para que cuando seamos llamados a la batalla, estemos listos y bajo el mando de nuestro Señor, alcancemos la victoria.

Oración contra la Apostasía y las Tinieblas de la Mente.

Señor, que el Espíritu Santo sea la luz de mi mente,
que el Espíritu Santo destruya las tinieblas de mi mente,
que el Espíritu Santo sea mi escudo en estos tiempos de Apostasía.
En el Nombre de Jesús, Amén.”

 

Francisco G. Lagunas on EmailFrancisco G. Lagunas on FacebookFrancisco G. Lagunas on GoogleFrancisco G. Lagunas on TwitterFrancisco G. Lagunas on Youtube
Francisco G. Lagunas
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva Fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la Nueva Era y la Agenda Extraterrestre.