La diabólica infiltración homosexual en la Política

Featured Video Play Icon

Ann Barnhardt pone al descubierto una realidad de la más perversa oscuridad que está infiltrando cada aspecto de nuestra sociedad, es la sodomía, y si no hacemos nada para detenerla, será el fin de todo lo bueno que existe sobre la faz de la Tierra.

La siempre honesta y valiente Ann Barnhardt habla sobre la diabólica infiltración de sodomitas en altos cargos dentro de la Política de Derecha Estadounidense.

Detras de la agenda gay están poderosas entidades demoníacas que están manipulando a buena parte de los líderes mundiales mediante la posesión demoniaca (Ver Humanidad en Peligro: Los Walk-ins).

Traduje los que considero los puntos más importantes de este Podcast, con algunos comentarios personales para una mejor comprensión de la dimensión espiritual del problema.

Uno de los peores y más graves problemas de nuestros días es la excesiva tolerancia a la maldad al grado de aceptarla en nuestras vidas y hasta celebrarla, Ann Barnhardt dice al respecto una frase con la cual coincido plenamente:

La tolerancia a la depravación es en sí misma una especie de depravación”.

Por lo tanto cuando toleras la depravación sexual, tú mismo participas en la misma depravación.

De acuerdo con Ann Barnhardt, altos cargos dentro de la Política de Derecha (Partido Republicano) están siendo infiltrados por sodomitas que no son otra cosa que “narcisistas diabólicos perversos sexuales”.

Este es uno de los planes de Lucifer para la aceptación de la homosexualidad como algo normal, con la finalidad de destruir la familia establecida por Dios, mediante la destrucción de la masculinidad y la femineidad, el objetivo del enemigo es poseer (posesión demoníaca) y destruir (el castigo por la homosexualidad y la sodomía es la segunda muerte en el Lago de Fuego) lo más valioso e indefenso que tenemos: nuestros niños.

Pero sobre todo, la finalidad de Satanás es preparar el camino para la llegada y ascensión del Anticristo, de quien la Palabra claramente dice que será homosexual, y que se sentará en el Templo de Dios como Dios.

Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá.” (Daniel 11:37)

Que nadie os engañe en ninguna manera, porque (Jesús) no vendrá sin que primero venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición (el Anticristo), el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.” (2 Tesalonicenses 2:3-4)

La dimensión espiritual de la homosexualidad es algo que pocos se atreven a denunciar, los pecados sexuales abren a la persona que los comete a la posesión demoníaca y le abren la puerta a entidades demoníacas para que entren en la vida y el cuerpo de los miembros de su familia. La homosexualidad es producto de la posesión demoníaca, como lo demuestro en mi libro: Guerra Espiritual: Venciendo los Pecados Sexuales.

Ann Barnhardt denuncia la flagrante práctica de la sodomía en las altas esferas de la Iglesia Católica y la complicidad de miembros de partidos de Derecha a nivel mundial al aceptar dentro de sus filas a sodomitas a cambio de poder político y apoyo económico:

Mientras él (el sodomita) esté de nuestro lado políticamente, sólo pretenderemos que, sólo no pensaremos en el hecho de que él participa en horroríficos actos sexuales perversos, y dentro de la Iglesia (Católica) son frecuentes estos horroríficos sacrílegos actos sexuales, lo que significa hombres teniendo sexo con sacerdotes, con seminaristas. En Roma bajo el papado del antipapa Bergoglio, ellos está teniendo sexo adentro de la Basílica de San Pedro, la gente bromea con esto, no es una broma.

Ellos están cometiendo estos actos de perversión aquí, y mucha de esta gente, de estos sodomitas y pervertidos están políticamente con la Derecha, tanto en términos de política secular como en términos de política eclesial.” Ann Barnhardt.

Como verdaderos cristianos no podemos permitir que estos narcisistas perversos gobiernen el mundo, no podemos seguir tolerando que continúen colocándose en altos cargos dentro del Gobierno, el sistema financiero, el sistema educativo, los sistemas de impartición de justicia y prácticamente cualquier sistema o institución de control o autoridad de la Tierra, ¡Como hijos de Dios debemos luchar en contra de esta perversidad y debemos hacerlo ahora!

La tolerancia a sodomitas y homosexuales es pactar con Satanás.

Por que tal y como dice Ann Barnhardt, “los sodomitas serán usados por Satanás como la semilla de tu propia destrucción.”

Coincido plenamente con Ann Barnhardt cuando dice:

Yo soy una intolerante que odia, yo odio la sodomía, es un pecado que clama al Cielo por la venganza de Dios, un pecado que destruye vidas, culturas y civilizaciones enteras.

¿Qué si odio la sodomía? Claro que sí con cada fibra de mi ser.”

La Ira de Dios vendrá sobre la Tierra a causa de estos pecados abominables ¿de qué lado estarás tú?

Ver Más