Continuando con nuestra serie de estudios bíblicos “El mes de la Sabiduría”, estudiamos Proverbios 4:1-9, para conocer cómo ser un buen padre.

No hay alegría más grande que la de ser padre, sobre todo si es la primera vez, la ilusión que hace el pensar en traer una nueva vida al mundo, en cuidar de ella y dar lo mejor para que sea feliz.

Se nos ha llevado a creer que nadie te enseña a ser padre, mucho menos uno bueno, pero eso es falso, si te esfuerzas y pides consejo a familiares y amigos, aprenderás de su experiencia, pero sobre todo, si te acercas a Dios, por que en Él tenemos el mejor ejemplo de paternidad que puede haber, pues Dios creo la vida.

Cómo ser un buen padre de la mano de Dios.

En el libro de Proverbios capítulo 4, el rey Salomón nos enseña cuales son las principales características de un padre ejemplar.

Oíd, hijos, la enseñanza de un padre,
Y estad atentos, para que conozcáis cordura.

(Proverbios 4:1, RV1960)

Ante todo, un buen padre enseña a sus hijos, y les pide estar atentos a lo que les dice, por lo tanto, es un maestro que educa a sus hijos en el buen camino.

Porque os doy buena enseñanza;
No desamparéis mi ley.

(Proverbios 4:2, RV1960)

Un buen padre debe gobernar su casa estableciendo leyes y reglas justas y estrictas, que conduzcan a la familia por el bien y la alejen del mal.

Porque yo también fui hijo de mi padre,
Delicado y único delante de mi madre.
Y él me enseñaba, y me decía:
Retenga tu corazón mis razones,
Guarda mis mandamientos, y vivirás.

(Proverbios 4:3-4, RV1960)

No hay mejor maestro para ser padre, que el de uno mismo, Salomón nos recuerda que él también fue hijo, y de su padre, el rey David, aprendió lo que sabe, un buen padre enseña con el buen ejemplo, pero un buen hijo, retiene en su corazón el amor de su padre, y guarda sus enseñanzas y normas de vida.

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
No te olvides ni te apartes de las razones de
mi boca.

(Proverbios 4:5, RV1960)

Para alcanzar sabiduría, hay primero que adquirirla; para ser inteligente, hay que encontrar una fuente de inteligencia, la mejor manera de hacerlo es aprendiendo de hombres sabios, pero sobre todo de buenos ejemplos, y el mejor ejemplo del que podemos aprender, es Dios mismo, fuente de toda sabiduría y conocimiento (Proverbios 2:6, Juan 1).

Salomón nos enseña a apreciar a quien nos instruye en la sabiduría y el conocimiento, y guardar sus enseñanzas.

No la dejes, y ella te guardará;
Ámala, y te conservará.

(Proverbios 4:6, RV1960)

Un hombre sabio es altamente respetado, pero un padre sabio, es amado por su familia y reverenciado por su mujer.

Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría;
Y sobre todas tus posesiones adquiere
inteligencia.

(Proverbios 4:7, RV1960)

Salomón nos aconseja, para nuestro bien, invertir en inteligencia, esto se entiende como adquirir fuentes de conocimiento y experiencia, en nuestros días se trataría de libros, vídeos y páginas de Internet.

Como la buena esposa, la sabiduría nos abraza y engrandece, un buen padre se vuelve honorable, cuando es sabio en todo lo que hace y dice.

Engrandécela, y ella te engrandecerá;
Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado.

(Proverbios 4:8, RV1960)

Como toda enseñanza de la Biblia, el comportarnos como buenos padres traerá consigo una gran recompensa:

Adorno de gracia dará a tu cabeza;
Corona de hermosura te entregará.

(Proverbios 4:9, RV1960)

Conclusión y aprendizaje.

De la sabiduría de Salomón aprendemos que, un buen padre debe ser estricto y justo, sabio e inteligente, debe gobernar su casa con leyes justas y reglas estrictas, pero sin dejar de ser razonable, comprensivo y cuerdo, debe enseñar, instruir, edificar, hablar y convivir con sus hijos en el amor y la sabiduría de Dios, dando a sus hijos buenos valores, enseñándoles con el ejemplo, el buen camino que los lleve al Cielo.

En nuestros días existen una gran cantidad de libros, vídeos y páginas de internet sobre la paternidad, como buenos hijos de Dios, debemos buscar y consultar siempre, aquella buena enseñanza basada en la Santa Biblia, así edificaremos nuestra mente y nuestra paternidad, en la luz que ilumina a todo corazón, y eleva a toda alma hasta la inmortalidad: la Palabra de Dios.

La Biblia nuevamente nos demuestra porque es verdadera inspiración divina, el amor que Dios ha derramado sobre la humanidad desde el principio es enorme.

En Dios Padre tenemos el ejemplo perfecto de un padre amoroso, santo, fuerte, justo y protector, en Cristo contemplamos un padre que nos adopta en su Santo Corazón, que nos recibe y perdona como quien comprende lo que hay en nuestra alma, un padre lleno de amor y poder, que nos arranca de las tinieblas de este mundo, para llevarnos a su lado en su Reino Celestial, y en el Espíritu Santo encontramos un padre lleno de sabiduría, conocimiento y luz verdadera, que nos guía, nos protege y nos libera de las cadenas del pecado y la maldad.

Dios es el buen padre que nos ama, nos educa con buenas enseñanzas, y nos hace hombres de bien y autoridad, transformándonos en buenos padres al igual que Él.



Comparte el enlace a esta página: https://cristotesalva.com/en/0dbdu
Francisco Gómez on EmailFrancisco Gómez on FacebookFrancisco Gómez on LinkedinFrancisco Gómez on Youtube
Francisco Gómez
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano, experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la espiritualidad Nueva Era y la agenda extraterrestre.