En tiempos de convolución y relativismo moral como los que vivimos, la diferencia entre el bien y el mal se va volviendo más confusa, sobre todo en las generaciones más jóvenes, continuando con nuestra serie de estudios bíblicos “El mes de la Sabiduría“, estudiamos el libro de Proverbios, en su capítulo 6:12-15, para ayudarnos a recuperar la lucidez en torno a detectar a los malos de corazón.

En la actualidad son muchas las voces y esfuerzos por que veamos lo malo como bueno, y lo bueno como pasado de moda, en librerías, la televisión y en Internet, abundan películas, videojuegos y literatura donde los protagonistas son villanos que actúan como héroes. Personajes llenos de defectos, vicios y malos comportamientos, son mostrados como la única esperanza de la sociedad, bajo el pretexto de que no es que sean malos, sino que son las circunstancias de su entorno las que los hacen comportarse así, o que simplemente son personajes con un rostro más humano, como si maldad y humanidad fueran sinónimos.

Rasgos de los malos de corazón.

El rey Salomón, inspirado por el Espíritu de Verdad, que es nuestro Señor, señala la primera característica del hombre malo, es perverso en lo que dice.

El hombre malo, el hombre depravado,
Es el que anda en perversidad de boca.

(Proverbios 6:12, RV1960)

Poner atención y saber escuchar, es una gran virtud que debemos cultivar, los que tienen un corazón malo, suelen decir malas palabras, no hacen más que insultar, criticar, esparcir rumores y chismes, mienten con facilidad y frecuencia, sin ningún reparo en el daño que le causan a los demás, sus palabras están manchadas con malas intenciones y odio hacia los que son buenos. Como un virus, tratan de contaminar y enfermar a los que están a su alrededor a través de lo que dicen.

Otra característica, es que tienen un lenguaje corporal muy particular:

Que guiña los ojos, que habla con los pies,
Que hace señas con los dedos.

(Proverbios 6:13, RV1960)

La ciencia del comportamiento actual, es la prueba de esta verdad, cualquier experto en el lenguaje corporal, puede desenmascarar a una persona que miente, tan solo con estudiar sus movimientos y posturas, prueba de que la Biblia no sólo es un libro lleno de metáforas y bellas palabras, sino de verdades científicas.

Para el Señor lo más importante es el corazón, porque de él, salen los pensamientos que conducen nuestras acciones y que producen nuestras palabras (Mateo 15:19). Salomón revela otro rasgo de los hombres malos, hay perversidad en su corazón.

Perversidades hay en su corazón, anda pensando el mal en todo tiempo.

(Proverbios 6:14, RV1960)

La lógica y la luz de la Palabra de Dios son contundentes, en el interior de los malvados, sólo hay malos pensamientos, por eso hacen malas cosas y dicen malas palabras.

Otra característica que tienen, es que odian la armonía y la unión entre las personas.

Siembra las discordias.

(Proverbios 6:14, RV1960)

¿Tendrá remedio un hombre que ya es malo de corazón?

Las ciencias de la conducta y la psiquiatría trataron durante siglos de encontrar maneras y tratamientos para curar la maldad del corazón, hasta que cegados por el mal, terminaron por rendirse, en la actualidad, psicólogos y psiquiatras modernos aseguran que ni siquiera hay que buscar curar la maldad humana, al psicópata ya no se le ve como un paciente, sino como alguien que simplemente es así, y ser así no tiene nada de malo, es algo que hay que aceptar y encontrarle un lugar en la sociedad, una insensatez perniciosa.

Ante tal ambigüedad y perversidad en la ciencia actual, el Señor es contundente en su juicio:

Por tanto, su calamidad vendrá de repente;
Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio.

(Proverbios 6:15, RV1960)

Queda claro que la maldad no es algo que hay que curar, pues no se trata de una enfermedad, sino de algo que está en el corazón.

Conclusiones y aprendizaje.

A lo largo de la Biblia vemos muestras de la justicia de Dios viniendo sobre los hombres malos, el castigo para los pecadores es la muerte (Romanos 6:23). Es precisamente en la gravedad del pecado, donde descubrimos la grandeza y el amor de Dios, a través de la Misericordia de su hijo Jesucristo, Jesús perdona todos nuestros pecados y limpia nuestros corazones de toda maldad (Hechos 13:38-39).

Ha quedado claro que no necesitamos ser expertos en psicología o psiquiatría para conocer el perfil de un hombre malo de corazón, la Biblia nos enseña y nos ilumina con su luz y verdad, por eso es la máxima autoridad en la vida del cristiano.

Como padres y gente de autoridad frente a los más jóvenes, es nuestro deber instruirlos en la piedad, la justicia y el bien, compartiendo en todo momento la sabiduría que hay en la Palabra de Dios, para que el mal no exista en sus corazones, ni sean atraídos por las tentaciones del mundo.

Oración por un buen corazón.

Confiemos en el poder de Cristo para transformar corazones y liberar almas, y acerquémonos al Padre a través de la oración, el será bueno para perdonarnos y romper nuestras cadenas.

Amado Padre, tú que conoces el interior de mi corazón, sabes bien quien soy, conoces mis caminos y lo que he hecho, te pido perdón por todo el mal y los pecados que hay en mi corazón, con sincera aflicción me acerco ante tu Trono, y con un corazón humillado ante tu Misericordia, te imploro me perdones y transformes mi maldad en arrepentimiento y bondad. Que la cruz de Cristo sea para mi luz y esperanza a lo largo de mi vida. En ti, amado Padre tengo la paz y la fuerza para levantarme de nuevo y ser una mejor persona, un digno heredero de tu Reino. En el Santo Nombre de tu amado hijo Jesucristo. Amén.

Aprende más sobre el perdon de los pecados, en estos hermosos versículos bíblicos: Jesús perdona tus pecados.



Comparte el enlace a esta página: https://cristotesalva.com/en/7mata
Francisco Gómez on EmailFrancisco Gómez on FacebookFrancisco Gómez on LinkedinFrancisco Gómez on Youtube
Francisco Gómez
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano, experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la espiritualidad Nueva Era y la agenda extraterrestre.