La siguiente oración de renuncia, confesión y liberación fue escrita por la autora e investigadora Johanna Michaelsen, una autoridad en lo que se refiere a ocultismo y guerra espiritual. Esta oración fue la que la señora Michaelsen utilizó para pedirle a Dios que la liberara de la opresión de los demonios.

Conoce el Testimonio de Johanna Michaelsen aquí: https://cristotesalva.com/johanna-michaelsen-el-lado-bello-del-mal.html

Ninguna oración debe ser pronunciada como si fuera una invocación mágica, sino con fe en que Jesús tiene el poder para salvarte, no trates de ocultarle nada a Dios, pues Él sabe todo de antemano (Mateo 6:8), es la sinceridad del corazón lo que realmente importa ante Dios.

Nuestro Señor Jesucristo nos promete en su Palabra, que Él hará todo lo que le pidamos en su nombre (Juan 14:13). Y Jesús es fiel y verdadero para cumplir su Palabra siempre (Apocalipsis 3:14).

Antes de orar, te recomendamos hacer una lista con todos tus pecados y prácticas ocultistas o Nueva Era.

Oración de Renuncia, Confesión y Liberación.

Dios Todopoderoso, en el Nombre de tu Hijo Jesús, yo renuncio a todas las obras del diablo.

Yo confieso y renuncio a todas mis prácticas ocultistas y pecados como abominación delante de Ti (enumerar todos tus pecados y prácticas ocultistas aquí).

Yo renuncio a cualquier influencia oculta de mis antepasados y yo te pido, Señor Dios, que Tú ahora rompas cualquier sujeción que Satanás pueda haber tenido en mi vida a causa de ellos.

Yo oro para que cualquier habilidad o poder maligno  que yo pueda poseer, o el cual me haya oprimido o poseído, sea completamente destruido y removido de mi, porque yo no quiero ningún don que no sea Tuyo.

Yo me entrego a mi mismo, a mi cuerpo, a mi mente, a mi personalidad, a mis emociones, a todo mi ser, al Señor Jesucristo para que sea mi Salvador y mi Señor. Amén.”

-Johanna Michaelsen, El lado bello del mal.

La Fe en Jesucristo es suficiente.

Nuestra liberación de la esclavitud demoníaca, es una prueba del amor que Jesús tiene por todos nosotros, y es una muestra del extraordinario e invencible Poder de Cristo sobre los poderes de las tinieblas.

Así como nuestra salvación es por la gracia, por medio de la Fe, no por obras, pues es un don de Dios (Efesios 2:8-9), así es nuestra liberación espiritual.

Jesús te libera porque te ama, aunque creas que no mereces ser perdonado, el Señor conoce tu corazón y aquello que te llevó a caer.

La importancia de la Confesión.

Confesar nuestros pecados es sumamente importante, ya que nuestros pecados son las puertas a través de las cuales Satanás entra en nuestras vidas.

Si haz venido delante de Dios con un corazón sincero a confesarte en oración, tienes la seguridad de la Palabra de Dios de que en ese mismo momento serás perdonado y quedarás limpio de toda maldad.

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

(1 Juan 1:9)

Conserva tu libertad.

Ahora que haz confesado tus pecados y te haz entregado a Cristo, el Señor le ha cerrado la puerta al mal (Apocalipsis 3:7), no dejes que Satanás te quite tu libertad, así que ¡NO VUELVAS A PECAR!

La mejor manera de conservar tu libertad, es llevar una vida agradable a los ojos de Dios:

  1. Guarda sus mandamientos. (Juan 14:21)
  2. Ora diariamente. (Mateo 21:22)
  3. Estudia diariamente la Palabra de Dios.
  4. Camina en rectitud en todo momento, para que Dios sea tu escudo. (Proverbios 2:7)
  5. Si aún no haz sido bautizado, ¡bautízate, no lo pienses más! El bautismo es el sello del Espíritu Santo, a partir de ese momento Satanás pierde todo derecho y autoridad sobre ti. (Hechos 22:16)
  6. Únete a una iglesia de auténticos cristianos, que sean fieles a la Biblia y prediquen Sana Doctrina.

¿Vale la pena renunciar a Lucifer?

Lucifer es el homicida desde el principio y padre de las mentiras (Juan 8:44), ¿confiarías en las promesas de un mentiroso?, ¿le confiarías tu vida y la de tu familia a un asesino? ¡Claro que no!

Dios siempre cumple su Palabra, Jesús nunca hizó nada malo, ni hubo engaño en su boca, obedeció al Padre hasta la muerte, para conquistar para ti no solo el perdon por tus pecados, sino la vida eterna. (Isaías 53)

Satanás te ofrece ilusiones, no importa lo realistas o fascinantes que parezcan, no son más que ilusiones mentirosas y temporales.

Lo que Dios te ofrece es real y para siempre:

  1. Al morir irás al Cielo, a vivir en la gloria del Padre. (Lucas 23:42-43)
  2. Después de la Segunda Venida de Jesús, resucitarás con un cuerpo nuevo y glorioso, inmortal, incorruptible, perfecto en belleza, sin enfermedades, ni defectos. (1 Corintios 15)
  3. Serás parte del ejército de Cristo (el lado ganador), en la batalla final entre el bien y el mal. (Marcos 13:26-27)
  4. Disfrutarás de la vida eterna en el Reino de Cristo, sin muerte, sin dolor, sin tristeza, sin enfermedades, sin carencias, sin guerra ni violencia. Una vida de riqueza, felicidad y salud eterna en compañía de tu familia y seres queridos. (Mateo 19:29, Apocalipsis 21:4)
  5. Serás parte de la nueva Tierra y el nuevo Cielo. (Apocalipsis 21:1)
  6. Con Jesús serás inmortal y un rey entre las naciones.

Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

(Apocalipsis 3:21)





Comparte el enlace a esta página: https://cristotesalva.com/en/libre
F. G. Lagunas on EmailF. G. Lagunas on FacebookF. G. Lagunas on LinkedinF. G. Lagunas on Youtube
F. G. Lagunas
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano, experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la espiritualidad Nueva Era y la agenda extraterrestre.