Recientemente el antipapa Bergoglio cometió herejía contra Dios al afirmar que la pena capital es inadmisible.

Esto es herejía, el antipapa está promoviendo que a los hombres no se les de el justo castigo que merecen cuando cometen un pecado tan atroz como la violación, asesinatos múltiples o los crímenes contra la humanidad, esté es un grave problema de nuestros días.

La Palabra de Dios nos muestra claramente ejemplos donde Dios castiga el pecado con la muerte como en el caso de Sodoma y Gomorra.

Bergoglio está promoviendo una agenda de la misericordia de Dios que es peligrosamente muy similar a la filosofía luciferina donde el temor de Dios ya no existe, donde el temor al castigo divino es tan sólo una lección moral y no un acto de justicia.

Los satanistas (aquellos que adoran a lucifer y realizan sacrificios de humanos y animales) y los luciferinos (aquellos que adoran a lucifer pero de un modo más “light” alias Nueva Era) tienen una pseudo ley escrita con letras de oro en la sinagoga de satanás que dice “haz lo que tu quieras, no hay otra ley”.

Está frase pretende anular los Mandamientos de Dios, pero nadie es superior a Dios ni a su Autoridad, ninguna ley o código de justicia humano está por encima de las Leyes de Dios, Él es el Juez Supremo y nadie está por encima de Él.

El temor de Dios y su Justicia no están sujetos a modas ni tendencias sociales, son permanentes y eternos.

Al promover que a los criminales no se les dé el justo castigo que merecen, se está llevando a la sociedad al caos y a la anarquía, se está creando una sociedad sin temor de Dios.

Lo que Bergoglio está diciendo es que si alguien pide la pena capital para un criminal, esa persona está cometiendo pecado mortal, de esta forma Bergoglio está tirando por la borda toda noción de justicia.

La Iglesia de Bergoglio está vendiendo a un Dios que es tan sólo un tierno cachorrito, quien sólo es misericordioso, cariñoso y amable, inconscientemente amable, inconscientemente misericordioso, ya no hay justicia divina, ya no hay noción de alguna forma de castigo.

Cuando Bergoglio habla de todos los presos, habla de ellos como si se estuviera cometiendo una injusticia contra ellos por estar presos, como si fueran víctimas de quienes los denunciaron, esto es parte de la ideología del populismo marxista satánico, que pretende que la gente se revele contra un Estado que imparte justicia.

Esto no significa negar la misericordia divina y el perdón por los pecados conquistado por Jesucristo con su muerte en la cruz, hay que odiar el pecado no al pecador, a menos que el pecador no se arrepienta y rechacé toda ayuda y ministerio para su conversión, en cuyo caso el pecador se está identificando con el pecado y renunciando a Dios, en este caso ya no es la misericordia del Hijo la que le aguarda sino la Justicia del Padre.

Sin duda alguna Bergoglio es un antipapa que ideológicamente es bien recibido por los francmasones y su filosofía luciferina.

El evangelio nos enseña que Dios es Misericordia, pero también Autoridad, Justicia y Venganza.

En la actualidad el hombre ya no es responsable por sus acciones y comportamientos, se está reduciendo al hombre al nivel de los animales, incapaz de pensar por si mismo, un ser que sólo obedece a sus apetitos y a sus instintos más bajos.

No hay que tenerle miedo al enemigo, el Evangelio nos llena de esperanza al decir que Nuestro Señor Jesucristo volverá como Justo Juez a juzgar a las naciones, a los vivos y a los muertos, y lanzará al lago de fuego a satanás y a todos los que lo adoraron.




Comparte el enlace a esta página: https://cristotesalva.com/en/qo2wI
F. G. Lagunas on EmailF. G. Lagunas on FacebookF. G. Lagunas on LinkedinF. G. Lagunas on Youtube
F. G. Lagunas
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano, experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la espiritualidad Nueva Era y la agenda extraterrestre.