Cuando estuve viviendo en Sevilla, enfrenté un choque cultural muy fuerte. A pesar de tratarse de naciones muy parecidas, entre México y España hay todo un océano de diferencia.

Mientras en mi país se acostumbra mentir y sacar provecho de los demás, allá se valora la honestidad y el trabajo duro, el español es de carácter fuerte y severo, y no permiten que nadie les pase por encima, son orgullosos de su pasado y defienden sus tradiciones, la presencia de Cristo es fuerte en sus principios y en sus valores, pueden parecer bruscos o hasta irrespetuosos en ocasiones, pero no lo hacen con mala intención, simplemente son el reflejo de una cultura cristiana, que les ha enseñado a ser buenos y aborrecer el mal, han sido educados para seguir el buen camino de la rectitud.

A pesar de ser un país del primer mundo, aún padecen los estragos de la guerra civil y el franquismo, sin embargo, el corazón del pueblo español sigue siendo de Cristo, y aunque entre denominaciones viven la fe de modos distintos, han logrado vivir en la unidad del Cuerpo de Cristo de modo ejemplar.

En Proverbios 4:20-27, Salomón le enseña a su hijo cómo ser un hombre recto.

Hijo mío, está atento a mis palabras;
Inclina tu oído a mis razones.
No se aparten de tus ojos;
Guárdalas en medio de tu corazón;
Porque son vida a los que las hallan,
Y medicina a todo su cuerpo.

(Proverbios 4:20-22, RV1960).

La buena enseñanza, es como la medicina que necesita nuestro corazón para mantenerse sano y libre de pecado. Salomón le pide a su hijo que aprecie lo que le va a decir y ponga atención a sus palabras.

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
porque de él mana la vida.

(Proverbios 4:23, RV1960).

Como dice la Palabra de Dios, para nuestro Señor lo más importante es el corazón, porque de él, nacen los pensamientos que nos llevan a hacer el bien o el mal (Mateo 15:19), no debemos olvidar, que debemos cuidarlo como si fuera nuestra posesión más preciada, alejándonos de malos pensamientos y malas influencias (lee el estudio bíblico ¿vale la pena ser bueno?).

Aparta de ti la perversidad de la boca,
Y aleja de ti la iniquidad de los labios.

(Proverbios 4:24, RV1960).

Bien dicen que una palabra hiere más que un arma, cuántas veces en medio de una discusión, se nos ha ido la boca, y hemos dicho algo que ha herido a la otra persona, produciendo que se aparte de nosotros. De acuerdo a un estudio reciente del INEGI, más del 66% de los hogares en México han padecido algún tipo de violencia dentro del hogar, es decir, han padecido desde insultos y gritos, hasta agresiones físicas por parte de alguno de los miembros de su propia familia, son datos alarmantes para una nación cristiana. Sigue pues el sabio consejo de Salomón, y evita decir malas palabras que lleven a algo peor.

Tus ojos miren lo recto,
Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.

(Proverbios 4:25, RV1960).

Fue nuestro Señor Jesús, quien nos enseñó que los ojos son la lámpara del cuerpo, si nuestros ojos son buenos, toda nuestra alma estará llena de luz (Mateo 6:22-23), procura siempre ver cosas positivas y buenas, no leas, ni veas aquello que sabes que es malo, o dañino para ti o los demás, escucha los sabios consejos de tus padres y buenos amigos, cuida lo que vez y no te distraigas con las cosas del mundo.

¿Qué significa caminar en rectitud?

Seguir el camino recto, es mantener una línea recta, no irse para un lado o para el otro, en términos de valores, es no tener una doble moral, sino firmeza en nuestros buenos comportamientos y en nuestro buen juicio, ser intolerantes al mal y a toda mala obra.

Examina la senda de tus pies,
Y todos tus caminos sean rectos.

(Proverbios 4:26, RV1960).

Sé como nuestro Dios es, firme, santo y severo, para reprender todo mal comportamiento, porque eso previene al hombre de caer en el pecado y la desgracia.

Cómo seguir el buen camino.

De la mano de Dios, puedes seguir el camino de la rectitud sin desviarte.

No te desvíes a la derecha ni a la izquierda;
Aparta tu pie del mal.

(Proverbios 4:27, RV1960).

Ser un hombre recto no es solamente, dejar de decir malas palabras, o ver sólo cosas buenas, también hay que cuidar nuestras acciones, y evitar cometer actos que sean malos. Lo que dices, lo que miras y lo que haces, es lo que te define como persona, ante Dios y la sociedad.

Elige hablar, mirar y hacer sólo el bien, y tu recompensa será grande, en este mundo disfrutarás de la libertad de los hombres buenos, y en el próximo, de la vida eterna en la presencia de Dios.

Sigue todos nuestros estudios bíblicos de la serie “El mes de la Sabiduría” haciendo click en el enlace.



Comparte el enlace a esta página: https://cristotesalva.com/en/vjkwq
Francisco Gómez on EmailFrancisco Gómez on FacebookFrancisco Gómez on LinkedinFrancisco Gómez on Youtube
Francisco Gómez
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano, experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la espiritualidad Nueva Era y la agenda extraterrestre.