Registros Akáshicos, el Internet Cósmico.

En el año 2012 abrí el blog Pasaporte al Infinito (ahora cerrado), para compartir mis escritos académicos sobre diseño y creatividad. Hasta entonces mi vida iba muy bien, tenía un buen trabajo en el gobierno, una novia que me quería y vivía feliz con mi familia.

Poco a poco empecé a interesarme en temas metafísicos y de la Nueva Era sobre todo lo relacionado con extraterrestres, teorías de la conspiración y la ascensión a la Quinta Dimensión tan de moda en aquellos días.

Fue así como encontré un taller de Registros Akáshicos con el método de Akashic Records Consultants International (ahora Akashic Healing) en la Ciudad de México.

El taller era organizado por Hada Marciot, una reconocida canalizadora mexicana, cuando le envié el correo electrónico para inscribirme, me llamó la atención que me dijera que primero tenía que consultar con los “maestros” para ver si me aceptaban en el taller, yo no entendí en ese momento a que se refería con “preguntarle a los maestros”, pensé que se refería a las personas que impartirían el taller. Al poco tiempo recibí el correo de respuesta con un mensaje canalizado de los “maestros” que decía “bienvenido amigo, te hemos estado esperando”.

Antes decidirme por ese taller, consideré tomar otros talleres Nueva Era como Reiki, Angeloterapia, incluso uno donde se comunicaban con extraterrestres. Sin embargo en todos ellos enseñaban a canalizar, cuando investigué qué era la canalización, encontré evidencia que indicaba que era una forma de espiritismo.

Sin embargo la información sobre el taller de Registros Akáshicos que había encontrado no decía por ninguna parte que enseñaban a canalizar, sino que brindaban la oportunidad de aprender la “oración sagrada” y acceder al Registro Akáshico.

¿Qué son los Registros Akáshicos?

La creencia dentro de la Nueva Era es que el Registro Akáshico es una biblioteca espiritual, donde están almacenadas todas las memorias de vidas pasadas, futuras y paralelas de todas las personas que han existido, existen y existirán. Proviene del término sánscrito “akasha” que refiere al éter, es decir a aquello que está en todo y lo contiene todo. Por lo tanto el “akasha” contiene toda la información del universo, una especie de internet cósmico o internet de Dios.

Algunos grupos Nueva Era lo definen incluso como el Libro de la Vida que es nombrado en el Apocalipsis, un registro escrito de todo lo que haz hecho en esta vida y en las anteriores. Así que la idea de conectarme al Internet de Dios y acceder a toda la información del universo resultó muy tentadora, y sin pensarlo mucho, me inscribí en el taller.

Pero para que quede claro, los Registros Akáshicos no son más que una forma de espiritismo, que ha sido rediseñada para una nueva generación de ignorantes, que son convertidos en walk-ins (poseídos). Y al igual que todas las técnicas de la Nueva Era, una trampa para aquellos que tienen dones espirituales, o han tenido experiencias con lo sobrenatural o con lo extraterrestre, y que legítimamente buscan comprender mejor quiénes son y cómo ayudar a los demás con sus dones.

Encuentro con la famosa Laura Lagos.

La participación en el taller incluía una lectura de Registros Akáshicos con la famosa Laura Lagos, la instructora de la técnica, y una reconocida personalidad en el mundo de los Registros Akáshicos en Latinoamerica, Europa y Estados Unidos.

Cuando fui a la Ciudad de México para la lectura, saludé a Laura Lagos diciéndole “maestra”, sin conocerme ella me respondió diciéndome “maestro” y me saludo con un abrazo muy afectuoso. Dentro de la lectura la maestra Lagos me dijo que yo tenía una misión muy importante para el futuro del planeta.

No era más que una técnica de canalización.

Tan pronto empezó el taller, me di cuenta de que en realidad enseñaban a canalizar entidades, sólo que ahí les llamaban “maestros, guías y seres queridos”, en otros talleres les llaman ángeles, Maestros Ascendidos o pleyadianos, en realidad todas estas entidades son espíritus demoníacos, que se especializan en imitar a cualquier persona viva o muerta, nunca se muestran con su verdadera apariencia física, sino que siempre utilizan máscaras que inspiran confianza en la gente. Si la persona tiene creencias cristianas, entonces se aparecen como la Virgen María, algún Santo, un ángel o el mismo Jesús, si como en mi caso, la persona cree en extraterrestres, entonces se muestran como seres de otros mundos, pero en realidad todos son lo mismo, espíritus engañadores, la mayoría de ellos espíritus familiares que son parte de una maldición generacional. Esto lo saben perfectamente los miembros de las sociedades secretas satánicas que gobiernan el mundo, tal y como lo denunció Roger Morneau en su libro “Un viaje a lo sobrenatural“, un ex-satanista que se involucró con una sociedad secreta de la élite en Canadá, poco después de la Segunda Guerra Mundial.

Como ya había pagado los dos primeros niveles, y ya estaba dentro del salón de clases, decidí quedarme, pensando ingenuamente que yo no canalizaría, sino que me comunicaría telepáticamente.

La forma de empezar a canalizar, es decir, de abrirse a la posesión de la mente y el cuerpo, es mediante la “oración sagrada” que nombra el escudo de Dios e invoca a los “guías, maestros y seres queridos” para que canalicen a través de ti.

En realidad nunca leí la oración tal y como estaba escrita, cambiaba las palabras para no decir la palabra canalizar, en vez de decir “que los maestros, guías y seres queridos canalicen a través de mi”, decía “me comunico telepáticamente con los maestros, guías y seres queridos”.

La maestra Lagos nos hizo la advertencia de nunca canalizar con los ojos cerrados, para no entrar en trance y convertirnos en médiums.

El resultado es el mismo, a los espíritus no les importa lo que uno diga o haga, si lo haces con los ojos abiertos o cerrados, sentado o en posición de loto, con unas palabras u otras, solo quieren tener una puerta abierta para comunicarse y entrar a tu cuerpo, y hacen todo lo que está en su poder para convencerte de abrirles la puerta.

El hecho de nombrar a Dios en la “oración sagrada” era algo muy engañoso, ya que todos creímos que se trataba de algo bueno, incluso de origen divino, pero era todo lo contrario, era de origen demoníaco, después de todo ¿a qué dios se refería la oración?

Pero cuando estás adentro de estos grupos Nueva Era no te das cuenta del engaño, todo es amor, luz, paz, armonía y unidad. Gente de todas las religiones y creencias espirituales es bienvenida, surge una fuerte idea de pertenencia a una familia espiritual y una extraña fascinación por la metafísica (teosofía, satanismo moderno).

Toda la técnica de los Registros Akáshicos consiste en canalizar mensajes y energías de los “guías, maestros y seres queridos” nunca en acceder directamente al famoso Registro Akáshico, a pesar de esto, seguí hasta el nivel avanzado que sería impartido en un retiro en Teotihuacán, tal vez ahí se nos revelaría el secreto para acceder directamente.

Retiro en Teotihuacán, el lugar donde los hombres se convierten en dioses.

Durante el retiro en Teotihuacán, me sorprendió encontrar personas de distintos estratos sociales y formación académica, todos parecían ser gente inteligente, respetuosa y muy amable.

Había profesionistas, funcionarios públicos, angeloterapeutas, maestros de Reiki, brujas, wiccanas y personas que ya tenían años dentro de la Nueva Era trabajando de modo profesional y meditando, todos con algo en común, el deseo de utilizar sus habilidades psíquicas para desarrollo personal y para ayudar a otros.

Me llegué a sentir en casa, después de todo, estaba entre personas con las mismas habilidades psíquicas que yo, muchos de ellos habían tenido experiencias con lo sobrenatural y algunos compartían el mismo interés por los extraterrestres.

Al iniciar cada clase se cantaban mantras o se repetía el nombre de Dios en hebreo para “elevar la frecuencia vibratoria” del lugar (entrar en trance). Todos nos sentábamos alrededor para formar un círculo de poder, algo muy común en la práctica de rituales de magia.

Espíritus malignos y posesiones demoníacas.

Fue durante una de las clases, que empecé a percibir una “presencia negativa” muy fuerte en el centro del salón, y no solamente yo, sino todos mis compañeros, después de todo, el salón estaba lleno de psíquicos. El ambiente se sentía denso y pesado, todos nos empezamos a sentir incómodos, la sensación de maldad era muy fuerte, sin embargo, la maestra Lagos no hizo nada para “hacer una limpia” o “mandar al espíritu a la luz”, ni siquiera prendió unos inciensos.

Más tarde ese mismo día, una de mis compañeras sufrió una posesión demoníaca completa, de manera espontánea entró en estado de trance, su rostro cambio y empezó a mover las manos de un modo muy extraño, después empezó a hablar en un idioma desconocido que se parecía al chino, nuevamente la maestra Laura Lagos no hizo nada para liberarla.

La reacción de mis compañeros y la maestra Lagos me sorprendió, dijeron que aquello era un regalo de los guías espirituales, que debíamos sentirnos afortunados de recibir mensajes de ellos, a la mujer poseída le dijeron que para la próxima le pidiera a sus guías la traducción del mensaje.

En confianza, un grupo de nosotros nos acercamos a Laura Lagos y le comentamos lo que habíamos percibido, ella dijo que sí se había dado cuenta de la presencia maligna dentro del salón de clases, pero que sus guías le dijeron que no hiciera nada, nos dijo que la técnica de los Registros Akáshicos no tenía nada de malo, que en caso de que se llegara a manifestar una presencia maligna, sería algo que ya tenía la persona desde antes. Claro que sus guías espirituales no iban a decirle que hiciera una limpia o unas visualizaciones de luz para retirar al demonio, ya tenían planeado entrar en el cuerpo de mi compañera y usarla a su antojo. Satanás no saca a Satanás, y un reino no puede sostenerse si está dividido.

Aprendiendo a canalizar.

Durante el taller, las clases consistían en aprender las bases teóricas reveladas por los guías, y después hacer ciertos ejercicios para practicar la técnica.

Primero se lee la “oración sagrada” y después se hace la lectura de Registros Akáshicos, los ejercicios consistían en “leerle los registros” a otra persona, aunque también se podían hacer consultas sobre cualquier lugar o hecho histórico.

Dentro de los ejercicios, había que hacer lecturas sobre vidas pasadas, vidas paralelas, canalizar algún mensaje que los guías tuvieran para la persona, detectar enfermedades o malestares y canalizar energía para sanar.

Después de leer (a mi modo) la “oración sagrada”, empezaba a visualizar en mi mente imágenes sobre la persona a la que le estaba haciendo la lectura, a veces eran de lo que parecía ser su vida pasada, otras veces eran de su vida en una realidad alternativa e incluso en otros planetas. Todo se trataba de conocer las múltiples experiencias que tiene una misma alma. La creencia en la Nueva Era es que el alma es multidimensional e ilimitada, y que cada alma elige la clase de experiencias que quiere experimentar en cada encarnación para su evolución personal, desde esta perspectiva, no existe el mal ni el pecado, solo experiencias que cada alma decide experimentar, los espíritus malignos y las personas que nos hacen el mal lo hacen no porque sean malos, sino porque son nuestros maestros, así que en realidad nos ayudan en nuestro crecimiento espiritual, de aquí surgió la creencia popular de “quédate con lo bueno y desecha lo malo”, o ” de todo se aprende, hasta de lo malo”. Por supuesto todo es un engaño, y un lavado de cerebro para que dejemos de ver al mal como mal, y le empecemos a llamar a lo malo bueno, y a lo bueno malo.

Experimentar todo esto produjo una fascinación en mi, por conocer más acerca del alma y de la vida en otros planetas. En este punto ya había desechado por completo toda enseñanza bíblica acerca de la Creación, del pecado y de la salvación, de pronto ya no había demonios ni maldad, sólo luz, amor, tolerancia, armonía, paz y evolución espiritual. El sacrificio de Jesús dejó de ser necesario, si no había pecado, no había razón para un salvador, si no había un dios personal no había razón para que existiera la religión, Cristo ya no era Dios, sino un simple maestro de amor, la reencarnación de Buda y Krishna. Por supuesto ya no había demonios, sino guías espirituales que portaban la luz, maestros de amor que habían roto nuestras cadenas de la ignorancia, y nos habían revelado las grandes verdades sobre el universo.

El origen de esta técnica.

Durante las clases había un tema del que Laura Lagos prefería no hablar, sobre todo en los niveles básicos, y era acerca del origen de este método de canalización y el símbolo que lo identifica: la estrella de siete puntas.

Fue hasta el retiro en Teotihuacán que apenas nos enseño algo sobre esto, pero de un modo superficial, no de manera profunda, claramente esto era algo que la incomodaba, la razón era que antes de cada clase, la maestra Lagos se comunicaba con sus maestros y guías espirituales, es decir todo lo que nos decía y enseñaba era canalizado. Ella hacía y decía únicamente lo que sus guías le decían, estos espíritus no eran guías llenos de amor y sabiduría, eran sus dueños, la famosa maestra no era mas que una esclava poseída por demonios.

El problema es que el tipo de posesión demoníaca que padecen los maestros y gurús Nueva Era (posesión walk-in), no se manifiesta de un modo agresivo ni negativo, sino todo lo contrario, las personas que la padecen se vuelven más saludables, abiertas y seguras de sí mismas, su aspecto físico se vuelve más atractivo, se vuelven más inteligentes, atraen multitudes de personas a su alrededor, sus palabras están llenas de lógica y sabiduría espiritual, son grandes motivadores y guías espirituales en cada aspecto de nuestras vidas, adquieren un carisma tan especial que irradian luz, paz y amor, ¿pero de quién será la luz que habita en ellos?, ciertamente no del Dios de la Biblia, el Creador del universo.

A los guías espirituales de Laura Lagos no les gustaba que preguntáramos o pusiéramos en duda la técnica, solamente les agradaba que siguiéramos lo que decían a través de ella, sin ponerlo en duda.

La maestra nos contó que el fundador de está técnica de canalización, había recibido la “oración sagrada” en Teotihuacán, el mismo lugar en el que nos encontrábamos, esto la llenaba de un gran orgullo, el poder dar un taller de Registros Akáshicos en el mismo lugar en el que había nacido la técnica, era motivo de gran alegría para ella.

Aquel hombre había sido llevado a participar en un ceremonia con peyote o alguna planta alucinógena, una práctica muy común entre los chamanes y brujos de México, que llevan turistas extranjeros a estas ceremonias para darles una experiencia mística con lo sobrenatural, por supuesto, a cambio de una buena cantidad de dólares.

Las “plantas de poder” (como las llaman los chamanes) producen un estado alterado de consciencia, la creencia es que al tomar el peyote se abren los ojos del “iniciado”, es común que durante estos “viajes espirituales”, la persona se encuentre con sus espíritus guía, parientes difuntos, e incluso con extraterrestres o entidades de otras dimensiones.

Esta ceremonia no fue la excepción, en medio de su “viaje”, unas entidades vestidas con túnicas blancas se le acercaron y le entregaron la “oración sagrada” para acceder al Registro Akáshico, las entidades usaban un símbolo muy particular: una estrella de siete puntas.

Por lo tanto fueron espíritus los que enseñaron está técnica a su elegido, y después a todos sus seguidores, hasta convertirse en una poderosa asociación internacional de la Nueva Era.

Nada nuevo bajo el sol, lo mismo hicieron con el Reiki, un Curso de Milagros, la Angeología, la Radiestesia, el Feng Shui, y mucho antes con el espiritismo y la cábala (ocultismo judío), y con toda forma de adivinación y comunicación con espíritus desde la caída del hombre en Edén.

Tampoco es sorpresa que la estrella de siete puntas sea un símbolo utilizado en el satanismo para invocar demonios. Mismas entidades, máscaras diferentes.

Iniciación demoníaca.

El último día en Teotihuacán, la maestra Lagos llevó a cabo una ceremonia de iniciación para convertirnos en canalizadores de Registros Akáshicos, por supuesto nunca nos dijo que en realidad se trataba de una iniciación con espíritus.

Esta vez el salón estaba más oscuro para facilitar nuestra concentración, la iniciación consistía en una meditación guiada para encontrarse con los “guardianes del Registro Akáshico”, un privilegio que sólo podían tener los que estudiaban los niveles avanzados. Si durante la meditación uno lograba encontrarse con los “guardianes” y recibir un regalo de su parte, eso significaba su aprobación para acceder al Registro Akáshico y convertirse en canalizador.

Durante la meditación, me proyecté hasta un gran salón en el que me recibieron varias entidades de estatura alta, una de ellas se me acercó y me entregó un báculo como el que utilizan los clérigos. Me habían dado “autoridad” para ser un maestro espiritual.

Otros compañeros recibieron algún tipo de arma espiritual, como una espada, otros visualizaron ser parte de una ceremonia de iniciación dentro de la masonería, y algunos pocos no vieron ni sintieron nada.

A partir de ese momento, ya no era parte de las millones de personas dormidas que ignoran la verdad, ahora era un canalizador de Registros Akáshicos, con acceso nada más y nada menos que al Libro de la Vida de Dios, de pronto tenía toda la información del universo a mi disposición, y una importante misión que cumplir para beneficio de la humanidad.

Así que renuncié a mi antigua vida y seguí la voz de mi “maestro interior”, ¿quién no lo haría?

Claro que Laura Lagos nunca me dijo que un canalizador es en realidad un médium, alguien que es poseído por espíritus para canalizar mensajes y curaciones, todo lo presentó de un modo muy bonito, positivo y espiritual, como una herramienta para la transformación, el crecimiento y el desarrollo personal, y como una forma de ayudar y sanar a los demás.

Contacto con extraterrestres.

Algunos meses después, producto de mis prácticas ocultistas como canalizador, entré en contacto directo con entidades extraterrestres, conoce las pruebas reales en el documental Victoria en Cristo: Una historia real.




Comparte el enlace a esta página: https://cristotesalva.com/registros
F. G. Lagunas on EmailF. G. Lagunas on FacebookF. G. Lagunas on LinkedinF. G. Lagunas on Youtube
F. G. Lagunas
Ex canalizador Nueva Era y escritor cristiano, experto en guerra espiritual, extraterrestres y ocultismo. Sin miedo a defender su nueva fe en Cristo, ni a denunciar los peligros de la espiritualidad Nueva Era y la agenda extraterrestre.

Victoria en Cristo

Por primera vez en la historia de la humanidad, un ex-contactado cuenta la verdad sobre los extraterretres ¡con pruebas reales!

Suscríbete para ver el documental.

¡Te haz suscrito exitosamente!